Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: El amor es para pobres

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Sostengo la teoría de que uno de los grandes problemas del amor es la expectativa. Esa expectativa incluye la necesidad de esperar que el otro sea lo que yo quiero que sea y que, por lo general, el otro no es y no quiere ser.

Yo sufro de este “mal” desde que era chiquita. Por mi parte, siempre esperé que mi papá fuera una persona diferente a la que es y que hiciera cosas que en su naturaleza discursiva no están. También, y seguramente, él esperaba de mí una persona diferente al adulto que soy. Como consecuencia, ambos nos rompimos el corazón.

No aprendida esta primera y básica lección sobre el amor. Llegaron otros individuos de quienes esperaba también muchas cosas, cosas que ellos no eran. Por ejemplo: al malandrín del colegio, como en las telenovelas, le pedía que fuera suave, tierno y que me respetara; esperaba que cambiara y que un día volviera siendo otro. Al sol de hoy, no ha cambiado, pero, para mi fortuna, ya no soy yo la que lidia con ese problema.

Así sucesivamente llegué a la adultez esperando y esperando. Esperando que Zutano fuera más tierno, esperando que Mengano fuera más noble, esperando a que Fulano le bajara a la fiesta.

Luego de una charla extensa con mi amiga Lili, quien es psicóloga, saltó a la mesa, entre el té y el tinto que nos estábamos tomando, la palabra: “Aceptación”. Hasta ese día, la palabra aceptación, para mí, era nefasta. Aceptar sin duda era rendirse, era confórmese.

Después de mucho meditar, leer y consultar, vi en esta palabra algo que antes no había visto. Vi verdad y vi respeto. A veces nos empecinamos tanto en que ese otro al que le echamos el ojo sea el indicado (porque es lindo, por su familia, por sus gustos, porque tiene doctorado, por plata, por posición, por lo que usted se quiera imaginar) que dejamos de ver lo que realmente es y puede ofrecer el galán.

Evalúese, si usted se mete con alguien, esperando que sea una cosa totalmente diferente a lo que esa persona es, eso es un poco egoísta y un tanto desquiciado. A veces es mejor chupar un poquito de soledad que desgastarse emocionalmente haciendo que un cuadrado quepa en un rectángulo.

Lo bonito de la palabra aceptación es eso, es que usted acepte lo que tiene en frente, acepte lo que es y no es y decida qué va a hacer con eso. A mí me duelen mucho las mujeres que aceptan por “amor” relaciones destructivas, en la que son maltratadas, explotadas, abusadas. Para mí eso no es aceptación, para mí eso es otra cosa, es necesidad, es miedo, es una baja autoestima.

La verdadera aceptación es decir tú eres libre de escoger quién quieres ser y yo también soy libre de decidir si lo que tú eres le hace bien a mi vida o no. Aceptar, también, es decir: “Este Fulano es así y a mí me lastima, así que me voy”. Aceptar no es rendirse, es soltar lo que no puedo cambiar y dedicarme a cambiar lo que sí puedo: a mí.

Cuando usted no acepta, se engancha en esta nefasta frase: “Yo lo cambio en el camino”. Uno de los errores más grandes que cometemos los seres humanos es pensar que podemos cambiar a otros “en el camino”. De este tema les echaré el rulo en mi próxima columna.

(Visited 242 times, 2 visits today)
PERFIL
Profile image

Experta sobadora de corazones descuajados. Exorcista de tusas, lágrimas y exnovios. Gurú del rompimiento. Podré no saber de cosas, pero sé de mal de amores.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Sexo & Amor

    Daddy Issues

    Sostengo la teoría de que uno de los grandes problemas del amor es la expectativa. Esa expectativa incluye la necesidad(...)

  • Sexo & Amor

    ¿Huésped o invasor?

    La pregunta que debería abrir (o cerrar) la puerta de cualquier nueva relación es: ¿Huésped o invasor? Andrea Echeverri, llena(...)

  • Sexo & Amor

    El síndrome de la María

    Yo crecí viendo novelas y a una temprana edad adquirí el síndrome de María la del barrio. Sí, ese, del(...)

  • Sexo & Amor

    Cambio sexo por amor

    El sexo es poder, eso es irrefutable. Pero… ¿poder para qué? Esa es la pregunta. Tirar es rico, no creo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Has soñado con ese hombre especial? ¿Has deseado que te rueguen? ¿por(...)

2

Hace varios meses escribí sobre sexo oral-pueden buscar en mi blog a(...)

3

Sostengo la teoría de que uno de los grandes problemas del amor(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar