Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Me llena de ternura ver a las personas en año nuevo con sus propósitos, sus deseos; haciéndole un exorcismo a ese año viejo, como si fuera muñeco, al que le atribuyen todo lo malo que les pasó. Y con esto, creen que comenzaran algo así como una nueva vida, un periodo diferente a todos los anteriores en el que las situaciones malas se van a quedar enterradas, y ya no los perseguirán como fantasmas. Como si este año, de verdad, pudieran comenzar desde cero.

¡Pues no! No sea tan inocente ni crédulo. Ningún baño de ruda ni poción mágica ni, mucho menos, ninguna dieta, le van a quitar de encima todos esos comportamientos nocivos o baja autoestima, o el recuerdo de ese malandrín que la trató peor que a pelota de futbol.

Ese trabajo, ese deliciosísimo trabajo, no lo puede hacer nadie más que usted. No importa cuántos menjurjes se eche encima, ni toda la silicona del mundo que se quiera meter. Si, usted, quiere cambiar algo, le toca a usted cambiar ese algo, que por lo general tiene su raíz adentro, no afuera.

Hace muchos años sostenía una conversación con un psiquiatra, de lo más interesante, quien decía que no existen cambios de la noche a la mañana: los cambios requieren esfuerzo, responsabilidad propia, lucha, constancia, disciplina y voluntad.

Es como la famosa cirugía del bypass gástrico. Las personas que recurren a ella van a tener resultados inmediatos, pero, y a mí me encantan los peros, después de una recuperación muy complicada y de una fuerte adaptación, algunas de ellas no cambian sus hábitos alimenticios. Al cabo de unos meses o de un año, recuperar el peso que tenían antes y a veces hasta más.

Para mí, lo mismo pasa en año nuevo, nos prometemos cielo y tierra: “¡Vamos a hacer ejercicio!”, “¡vamos a dejar a ese imbécil que no nos contestas!”, “¡vamos a querernos más!”. Y a la vuelta de dos semanas estamos borrachas, llamando a la una de la mañana al que no debe ser nombrado, o negociándonos por una noche de sexo.

Hace poco hablaba con una Coach, Ana María Sarmiento, quién me explicaba un tema encantador: la voluntad de cambio, el que yo quiera que las cosas cambien, el que yo quiera cambiar. Esta voluntad de cambio es ser capaz de salirse de ese loop en el que vivimos, en el que repetimos y repetimos los mismos errores una y otra vez.

Esto aplica para todas las cosas que usted se quiera imaginar. Mi ejemplo favorito: “Es que ya no quiero ser la otra” Pues mi querida… déjelo y no le vuelva a contestar nunca más el teléfono. ¿Duro? Seguro.

No le será tan fácil cambiar. Eso sí, se lo advierto. Esto es con un día a la vez, al igual que cuando una persona tiene una adicción a una sustancia: “Hoy no le contesto”. Al día siguiente, usted, vuelve y se repite lo mismo frente al espejo. Además de tomar las medidas necesarias, como por ejemplo distancia. ¿Qué le va a doler? Claro que le va a doler. Pero: usted puede.

Créame, si hay personas que salen del basuco, usted puede dejar una mala relación, comenzar a hacer ejercicio o ponerse juiciosa con la dieta. ¿Lágrimas? Seguro, querida, habrán. Pero no nos pongamos dramáticos.

Usted, tendrá que hacer lo mismo que hacen las personas que dejan de beber o de fumar: restringirse de lugares, de personas, de comidas (si lo suyo es la dieta). Y comenzar a ejercitar ese bello músculo de la voluntad, de decir: “No quiero, gracias, me hace daño”. Yo le puedo asegurar que después de unos meses será más fácil y de unos años será sencillo.

Toda esta carreta para decirle que: ojalá su deseo de este año sea fortalecer su voluntad para alcanzar las cosas que quiere. Y piense bien en qué es lo que quiere.

(Visited 221 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Experta sobadora de corazones descuajados. Exorcista de tusas, lágrimas y exnovios. Gurú del rompimiento. Podré no saber de cosas, pero sé de mal de amores.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Has soñado con ese hombre especial? ¿Has deseado que te rueguen? ¿por(...)

2

La vagina habla. Tiene un lenguaje gesticular que la caracteriza. Se cierra(...)

3

    Muchos somos  los que estamos trabajando en Marketing Digital actualmente, para nadie(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar