Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Cómo se prepara arroz de coco

– ¿Hijo?

– Dime, mamá.

– ¿Me puedes hacer el favor de preparar el almuerzo de hoy?

– ¡Sí, claro! ¿Qué quieres comer?

– Tengo un antojo de arroz con coco.

– ¿Quééééé?

Para aquellos que fuimos criados bajo influencias de la cultura caribe colombiana, el arroz con coco es un plato típico tan respetado, pero a la vez tan común de ver en la mesa que, su preparación es toda una experiencia sensorial de la cual solo algunos salen bien librados.

No soy cocinero, y quizás por esa simple razón me asusté ante la solicitud del exquisito paladar de mi madre.

Recuerdo que deseaba pegarme al techo y acto seguido, salir corriendo de casa tan rápido como Usain Bolt.

Sé preparar arroz blanco, arroz de zanahoria, arroz de fideos, pero nunca había pasado por mi mente el querer aprender a cocinar un plato de semejante calibre. Así que, me acerqué al cuarto de mi madre, y con papel y lápiz en mano anoté cada detalle como buen aprendiz.

Enseguida, me puse muy tieso y muy majo como Rin Rin Renacuajo, y salí de casa rumbo a la plaza de mercado a conseguir el bendito coco. Una fruta deliciosa, pero el saber escogerla parece un don del cielo que a muy pocos les fue otorgado.

Luego de veinte minutos de recorrido a pie, por fin estaba frente a Don Eduardo, el señor que siempre me vende las mejores frutas de Floridablanca (Santander). Quise hacerme el “interesante” en la escogencia del coco, pero treinta segundos después, Don Eduardo se acerca a mí con mesura y me dice: – Chinito, el truco para hallar el coco perfecto para hacer un arroz es, agarrarlo con una mano, lo acerca al oído y, lo mueve de un lado a otro como si fuera una maraca. Si logra escuchar el sonido del agua, ese es el indicado.

Con mi primer chulo en la lista de pasos para llevar a cabo esta peculiar preparación, regresé a casa con una sonrisa de oreja a oreja sin saber lo que me esperaba.

Ya en la cocina saqué pecho, levanté el mentón, y con mucha seguridad puse el caldero encima del temido fogón (“temido” porque se decía que esa estufa tenía escape de gas).

coco

Mientras tanto, en el patio me esperaba solitario y callado el peludo coco. Quizás, éste sabía que su final era a punta de machete. Sin embargo, decidí abrirlo dándole golpes contra el suelo hasta que un sonido muy grave me dio la señal que, ya era hora de recogerlo y con un cuchillo muy pequeño separarlo del cascarón.

Con la licuadora eléctrica lista y esperando con ansias a su presa, vertí en ella el coco y un vaso de agua. Durante un minuto exacto, dejé que se licuara hasta lograr una especie de crema que, colé hasta dejar un líquido blanco que es la esencia del coco hecha jugo.

Es precisamente ese jugo, el cual vertí en el caldero hasta lograr la medida ideal para que mis padres, mi hermana y yo tuviéramos porciones generosas del preciado arroz.

De repente, un grupo de burbujas se asomaron en la olla, y sabía que era el momento preciso para agregarle media cucharadita de azúcar y otra de sal. Revolví la mezcla como si se tratara de una pócima encantada, y finalicé echando una taza de arroz.

Busqué una silla y, esperé cerca de quince minutos hasta que el arroz comenzó a soplarse y el líquido en él disminuyó en gran medida. Así que, procedí a taparlo y bajarle la candela.

Tomé asiento de nuevo, pero la espera fue menos, ya que en cinco minutos el aroma del arroz apareció en escena, y era tan dulce que me hizo levantar y, como caballo desbocado brincar sobre la olla.

Por primera vez me sentí poderoso, pues había conquistado una receta ancestral que ahora sólo mi madre y yo preparamos, pero con la diferencia que a mí me queda más rico; bueno, eso fue lo que escuché entre susurros emitidos por mi hermana y mis padres cuando, ubicados en la mesa, probaron como caníbales el famoso “arroz con coco”.

arroz con coco

Fotografías de @carlotorres_

(Visited 262 times, 2 visits today)
PERFIL
Profile image

Comunicador social y Periodista, Especialista en Marketing y Negocios Online; políglota y bloguero.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La vagina habla. Tiene un lenguaje gesticular que la caracteriza. Se cierra(...)

2

¿Has soñado con ese hombre especial? ¿Has deseado que te rueguen? ¿por(...)

3

Si hay algo a lo que le tememos las mujeres en algún(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar