Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Sí, así es. Es inevitable sentir amor, agrado, simpatía, rechazo, fastidio o conexión con otras personas. Es normal, con algunos somos afines, con otros no. Pero, ¿por qué no hacemos un pare en esta mezcla de sentimientos para entender un poco esas sensaciones que nos generan otros? Es fácil simplemente decir me cae mal y punto. Todavía más fácil es señalar a otra persona y juzgarla. Lo más interesante del tema es que esas personas por las cuales sentimos rechazo tienen una conexión profunda con nosotros. Más allá de lo que vemos a simple vista esta lo que implican esos sentimientos.

Muchas veces sentimos rechazo o rabia hacia otra persona porque hay algo en ellas que nos recuerda esa parte de nosotros que simplemente no podemos tolerar. Eso que por más de que neguemos, queramos echarle tierra y dejarlo en el olvido se revela en nuestras fibras más profundas e inconscientemente sale a la luz en forma de señalamiento a otras personas. Claro, es que siempre va a ser más fácil señalar al del lado y criticarlo que mirar en nuestro interior y trabajar en nosotros mismos.

El otro escenario, está conformado por esas personas que admiramos, queremos seguir y hasta imitar de alguna manera. Aplaudimos lo que hacen y los vemos como referentes de un comportamiento o hasta un estilo de vida que queremos llegar a alcanzar.

Sin embargo, existe un grupo de personas que se dejan llevar por algo más que la admiración. Revisan cada paso, foto y decisión que toma otra persona, con un único fin: desearles que les vaya mal. Sí, esa es la envidia. Esa emoción que dejamos muchas veces volar por nuestra mente y opacar nuestra energía. Pero atención porque aunque es una emoción humana y TODOS la podemos sentir en algún momento de nuestras vidas, es mejor cortarla de raíz. La envidia más allá de hacerle daño a la otra persona, afecta al que la siente, al que la vive. Al sentirla, está afirmando que nunca va a poder obtener los logros de la otra persona, hacer esos viajes, conseguir el amor o ese trabajo… la envidia reafirma tu incapacidad de llegar a ese punto y por eso al no encontrar otra salida, le deseas el mal al otro para que esa persona tampoco lo tenga.

¿Funciona? No lo sé. Lo que sí sé es que la vida es el resultado de eso que sembramos, y lo mejor: multiplicado por tres.  Deséale el mal a otros y te llegará lo mismo. Deséalo con más y más fuerza que eso mismo te llegará y con ñapa incluida. Es una ley de la vida, y por más de que desees cambiarla es como la gravedad, simplemente existe. Ahora, si quieres comprobarla, adelante. Sólo piensa en cómo quieres hacerlo y todavía mejor, que quieres recibir.

(Visited 209 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Es una mamá apasionada por el bienestar, el deporte y la nutrición. Ha trabajado como presentadora de televisión en E! Entertainment television, Canal RCN y Canal Caracol. Después de explorar varios campos entre estos la moda y el entretenimiento, descubrió su pasión a través del deporte y el bienestar. Certificada como Coach Ontológico en Newfield Network, PNL con Richard Bandler y Health Coach en IIN, New York.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Has soñado con ese hombre especial? ¿Has deseado que te rueguen? ¿por(...)

2

La vagina habla. Tiene un lenguaje gesticular que la caracteriza. Se cierra(...)

3

Eje Moda 2018, prende motores. Eje Moda, la feria de moda y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar