Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

3

Conozco la meditación desde que tenía 21 años, cuando decidí incorporarla a mis días en medio de una depresión que me acompañaba desde que despertaba en las mañanas. ¿Cómo me fue? ¿Te la recomiendo? Aquí te cuento. 

Mi historia

Corría el año 2011.

En ese entonces no lo sabía, pero mi depresión era un efecto secundario de un medicamento para la piel que me había recetado un dermatólogo particular.

Coincidió con una tusa, de esas que te botan a la cama y te hacen querer dejarlo todo (menos el chocolate). Así que la teoría más probable que me repetía a mí misma era: “no es depresión, es tusa” y, cada noche, sagradamente, me tomaba mi medicamento para la piel. 

Una tarde, regresando de la universidad en medio de un trancón monumental de hora pico, la ventana del bus me permitió ver el aviso de una escuela de yoga. La curiosidad me hizo googlear su nombre y entrar a su web.

Resulta que, justo en ese momento, la escuela tenía una sesión de meditación y, para hacer aún mejores las cosas, los alumnos nuevos tenían la primera clase gratis.

Tenía dos opciones. La primera era seguir en el trancón por la próxima hora, mientras veía llover y el conductor escuchaba vallenato meloso que sólo me recordaba mi tusa. La segunda era bajarme del bus, cruzar la calle, entrar a la escuela de yoga y registrarme, para pasar la siguiente hora meditando por primera vez en mi vida. 

Tomé el segundo camino… y me cambió la vida.

2

Mis inicios en la meditación

Durante esa hora pasé por una montaña rusa de emociones. Me sentí llena de paz y tranquila. Sonreí al sentirme plena. Y acabé la sesión llorando a cántaros mientras sonaba de fondo el mantra de El eterno sol (es lindísimo, te lo recomiendo).

Una hora de meditación me bastó para saber que había encontrado una herramienta poderosa. Compré mi mensualidad en ese estudio de yoga. Luego me inscribí al teacher training. ¡Quería saberlo todo!

4

No te voy a mentir. No te voy a decir que desde ese día se fue la depresión y nunca más lloré. Todo lo contrario.

Durante los siguientes tres meses, medité cada noche y terminé llorando a cántaros cada vez que finalizaba mi meditación.

Hasta que, una noche, le dije a una amiga por teléfono “dame un minuto que me tengo que tomar mi pasta”. Una pregunta llevó a la otra, hasta que dimos en el clavo. “¿Y si buscas los efectos secundarios de ese medicamento, Diana?”. Los resultados en Google fueron rotundos: el medicamento me causaba depresión. 

Dejé ese medicamento para siempre… Pero, por fortuna, nunca dejé la meditación. Y, desde entonces, mis meditaciones no son llanto, mis meditaciones son autoconocimiento y plenitud. 

¿Por qué te cuento mi historia?

Te cuento todo este larguero de párrafos para convencerte de una cosa: si la meditación me ayudó a lidiar con una depresión tremenda, imagínate lo que puede hacer por ti. 

No creas que vas a llorar después de cada sesión. ¡Todo lo contrario! La meditación tenía en mí ese efecto porque era como levantar el tapete que había instalado en mi cerebro y bajo el cual estaba escondiendo toda la suciedad.

La meditación era mi catarsis de emociones, esas que ni yo misma me permitía sentir porque no entendía su razón. Fueron semanas enteras sumida en la tristeza, varias de las cuales ya estaba convencida de que no se trataba de una tusa. No entendía la razón para sentirme así y, por supuesto, estaba en medio de una época en la que ir a terapia no era una opción (aunque siempre diré que ante una depresión, no hay mejor alternativa que un psiquiatra). 

Desde que empecé a meditar he podido lidiar con etapas duras de mi vida y, además, he podido entender mejor cómo funcionan mis pensamientos y mis emociones. 

Los efectos que causó en mí la meditación pueden ser muy distintos a los que causará en ti. Pero serán efectos positivos, eso sí te lo puedo asegurar.

¿Cómo puedes empezar a meditar?

No necesitas estar sumida en una depresión o en una crisis de estrés para empezar a meditar. Al contrario, si te permites hacerlo en una época de tu vida en la que te sientes equilibrada, vas a comprender mejor su funcionamiento y captarás las herramientas que te permitirán lidiar con futuras épocas grises.

Para meditar solamente necesitas una cosa: querer hacerlo. No necesitas tener un cuenco tibetano, inciensos o tapetes de yoga, aunque todo eso seguramente querrás incorporarlo a tu práctica cuando te apasiones. 

Lo único que debes hacer es sentarte en una posición cómoda, inhalar y exhalar profundamente, cerrar los ojos e intentar dejar pasar de largo tus pensamientos.

No se trata de dejar tu mente en blanco, porque esto es imposible y es una de las mayores razones de frustración cuando empezamos a meditar.

Se trata de aceptar que los pensamientos van y vienen, sin engancharte a ellos ni dejarlos envolverte en espiral. 

Si te sientas en silencio y cierras los ojos, empezarás a pensar en lo que tienes que hacer de trabajo. Está bien, déjalo ir y regresa a tu respiración.

Luego vendrán pensamientos sobre ese correo que no respondiste. Está bien, deja ir esos pensamientos y sigues respirando.

Luego ladrará un perro en la calle. Está bien, escúchalo y déjalo ir. 

Eso es todo.

1

Algunas herramientas que te pueden ayudar

Si quieres empezar a meditar y te gustaría contar con una guía para hacerlo, aquí te comparto algunas herramientas que te harán más fácil incorporar este hábito en tu vida:

  • Meditaciones guiadas en YouTube: sólo busca “meditación de 5 minutos” y te aparecerán cientos de resultados que te guiarán durante la práctica.
  • Meditopia: Es una app exclusivamente diseñada para ayudarte a meditar. Aunque muchas de sus funciones son pagas, también hay algunas gratuitas que te darán una mano para empezar.
  • Apps para smartwatch: Si usas relojes inteligentes, activa sus funciones de bienestar y meditación. Varios de ellos te acompañan durante algunos minutos de respiración consciente. Lo mejor de todo es que, como siempre lo llevas puesto, puedes hacerlo en cualquier momento.
  • Cursos online: Hay muchos cursos en línea sobre meditación desde cero. Si te animas a uno, te recomiendo el que empezará   YogaStudio en Casa con Juan Restrepo Tafur, pues está diseñado para que incorpores este hábito en tu vida, incluso si nunca lo has hecho o no tienes idea de cómo empezar.

¡Que disfrutes de este nuevo hábito en tu vida!

Te espero en mis redes sociales:

Instagram: @soydianamelo

YouTube: Soy Diana Melo

(Visited 250 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy Diana Melo. Profe universitaria. Estudiante de sommelier. Amante del yoga, el vino y el crecimiento personal.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si hay algo a lo que le tememos las mujeres en algún(...)

2

Quizás para algunos, las diferencias entre los computadores de escritorio y los(...)

3

La vagina habla. Tiene un lenguaje gesticular que la caracteriza. Se cierra(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar